El amor incondicional de una madre

Una buena madre es aquella que sacrificaría cualquier cosa por sus hijos. No es raro que los padres se quejen: «¿Cómo puedes hacerme esto después de todos los sacrificios que hice por ti?» La mayoría de los padres están motivados por intenciones amorosas.

También es común que los niños sean declarados culpables (e ingratos): «¿Cuándo te he pedido que te sacrifiques por mí?» A menudo hay algo de verdad en las palabras de los niños. La verdad suele doler.


Los padres a menudo confunden el sacrificio con el amor desinteresado, a pesar de que el primero es un acto egoísta impulsado por un deseo innato de cumplir los ideales de uno. Sacrificio significa renunciar o renunciar a algo de gran valor para lograr algo más que se cree que es de mayor valor.

Eso suena tan negativo … Pero el autoservicio no es necesariamente negativo. Es humano actuar por un deseo innato de buscar placer y evitar el dolor. Para amar a sus hijos, esencialmente los acepta incondicionalmente. De ello se desprende que la aceptación total de nuestros hijos generalmente solo es posible si nos aceptamos completamente a nosotros mismos. No es ningún secreto que amar a nuestros hijos comienza por amarnos a nosotros mismos.

Los sacrificios que hacen por sus hijos son innumerables. He estado intentando hacer algunos de estos sacrificios aquí. Una vez que son padres, parte de la vida gira en torno a su pequeño paquete de alegría. Las emociones son uno de los mayores sacrificios que hace una persona como padre. El cociente emocional (E Q) es más importante que el cociente de inteligencia (IQ). Una persona emocionalmente estable es más feliz que alguien que no lo es.

Pero debido a la responsabilidad de los padres, a menudo no pueden lograrlo. Todos estos sacrificios disipan su salud emocional. Estas víctimas ejercen una gran presión sobre su planificación financiera. La lista de prioridades cambia. De repente, el bebé está en la parte superior de la lista de todas las relaciones. Algunos amigos y familiares son emocionalmente diferentes a sus padres. Un niño exige una atención completa hasta que se vuelve independiente.

Muchos padres tienen problemas de relación con su pareja porque pasan la mayor parte del tiempo trabajando o cuidando a sus hijos, lo que disminuye la relación entre los cónyuges.

En términos de carrera, una madre se sacrifica la mayor parte del tiempo. Muchos padres aceptan trabajos que les permiten pasar más tiempo con sus hijos. Algunos padres suelen renunciar a sus comidas favoritas con el fin de asignar más presupuesto a la compra de alimentos saludables para sus hijos. Algunas familias desfavorecidas incluso han renunciado a una sola comida para alimentar a sus hijos. Los planes de vacaciones están determinados por la crianza de los hijos.

Los padres tienen un amor incondicional por los niños. Recuerde, un padre nunca se jubila. Como hija y madre, cuanto más paso por la paternidad, más les debo a mis padres una disculpa por su amor desinteresado, especialmente a mi madre, que lo dejó todo por mi futuro.