¿Cuándo duele la felicidad?

¿Alguna vez te ha herido la felicidad? ¿Cuándo se siente así? Es una pregunta interesante y la responderé en este artículo. Siga leyendo para averiguarlo. Suponga que lo ha trabajado minuciosamente, persiguiendo sus sueños durante años, todo encaja, de hecho, las piezas del rompecabezas encajan. Y luego experimentas una felicidad que duele un poco.


¿Por qué la felicidad tiene que doler tanto? Debido a que ha luchado todo el tiempo, nunca vio los frutos de su trabajo, y cuando finalmente alcanza el hito y ve esos frutos, experimenta la felicidad de maneras innovadoras. No sabes si has olvidado cómo absorber esta emoción. En estos momentos la felicidad duele, pero en el buen sentido.

¿Por qué tienes que experimentar la felicidad cuando duele? El dolor será solo por poco tiempo y la mayor parte, mientras te envuelve en las emociones, experimentarás buenos sentimientos. Te sientes feliz hablando con alguien, ayudando a alguien o dando alivio a alguien. Entonces, experimentar la felicidad con un poco de dolor es saludable, no está nada mal.

¿Tienes miedo de encontrar la felicidad después de años de lucha? Por que lo harias La felicidad es un buen sentimiento y debes aceptarla pero no rechazarla, o caerás en la espiral del dolor y la depresión.

¿De qué otra manera puedes experimentar la felicidad que duele un poco? En este caso, después de un largo período de extrema insatisfacción y decepción, la felicidad no puede dañarlo si alguien amablemente lo admira y lo cuida.

Otra forma de experimentar este tipo de felicidad es perder a un hijo para siempre, pero adoptar uno. Incluso entonces, la felicidad dolerá. Perdió a su propio hijo que dio a luz, pero puede comenzar a amar a otro niño que adopte. ¿Por qué dolería la felicidad? Porque es una pérdida pero la reembolsarás como desees.

La suerte también dañaría los esfuerzos académicos. Cuando tienes tantas pruebas y exámenes, tu vida parece insoportable. Pero de alguna manera logras superarlos a todos con gran honor para estudiar un título reconocido. La felicidad dolería en este caso, porque después de un arduo trabajo, trabajo y trabajo, finalmente se puede ver la luz al final del túnel.

En conclusión, cualquier cosa que logres después de una larga lucha hiere la felicidad al principio, y gradualmente el dolor cede y te sientes bañado en abundante felicidad bajo un sol glorioso.