Los elementos de los signos del zodíaco son tierra, aire, agua y fuego.

Hemos escuchado muy a menudo que cada una de las constelaciones está asignada a uno de los cuatro elementos clásicos: tierra, aire, agua y fuego. Ahora hay doce constelaciones, mientras que los elementos clásicos son cuatro. Entonces, cada uno de los elementos clásicos está asociado con tres de los signos del zodíaco, y hay algunos rasgos de personalidad que los miembros de cada uno de estos tres signos astrológicos tienen en común. Echemos un vistazo más de cerca a cómo se clasifican las doce constelaciones bajo cada uno de los cuatro elementos clásicos.


1. Tierra

Tauro, Virgo y Capricornio

2. Aire

Géminis, Libra y Acuario

3. Agua

Cáncer, Escorpio y Piscis

4. Fuego

Aries, Leo y Sagitario

Estos personajes se colocan debajo de cada uno de los elementos clásicos en un orden cíclico. Por ejemplo, Aries es un signo de fuego y el signo zodiacal más cercano, Tauro, es un signo de tierra. A esto le sigue Géminis, un signo de aire, y el siguiente signo del zodíaco es Cáncer, una marca de agua.

El mismo ciclo se repite para los siguientes ocho elementos.

Los astrólogos de todo el mundo creen y a menudo han observado que el simbolismo es muy preciso en el sentido de que el elemento clásico en el que se encuentra su signo del zodíaco tiene un impacto profundo en los rasgos de su personalidad.

Los elementos clásicos también determinan significativamente las relaciones humanas interpersonales entre personas que pertenecen a los signos relacionados del zodíaco. Por ejemplo, una relación romántica entre una persona que cubre la constelación bajo el elemento agua y alguien cuya constelación está cubierta bajo la tierra.

En la mitología clásica, se creía que el mundo estaba formado por los cuatro elementos tierra, agua, fuego y aire para asegurar la armonía. Cada uno de los cuatro elementos debe coexistir pacíficamente para que el equilibrio cobre vida. Lo mismo es cierto si consideramos las relaciones interpersonales de personas que pertenecen a un elemento separado del zodíaco.

Al estudiar los elementos del zodíaco tierra, aire, fuego y agua, así como también estudiar los signos del zodíaco, podemos descubrir los rasgos únicos que desenmascaran a una persona y trabajan hacia su éxito en la vida. Esto incluye aspectos como la vida, la carrera, las relaciones interpersonales, la salud, la psicología y la naturaleza.

Veamos el fuego como ejemplo. El fuego puede funcionar bien para nosotros y ayudar en la preparación de alimentos. Pero puede quemar un cobertizo.

Del mismo modo, las personas que pertenecen a los signos astrológicos del fuego pueden ser enérgicas, pero si se las maneja adecuadamente, pueden ser útiles. Si bien estas personas son emocionalmente turbulentas, también pueden ser muy apasionadas.

Las marcas de agua también muestran nuestra intuición, así como los aspectos emocionales. El agua fluye cuando es líquida o puede ser sólida como el hielo. A medida que se evaporan, se convierten en nubes.

Estas personas se refieren a las emociones desconocidas en la psique de las personas. Fluyen por todas partes en busca de grietas para explorar.

Del mismo modo, los signos de tierra son personas con los pies en la tierra, sólidas, estables y versátiles. Son confiables y sabes que siempre están ahí.

Y si alguien es uno de los signos de aire, no puede ser retenido. El aire es necesariamente de la vida, y esas personas son esenciales para las personas de otros elementos. Se tienen en cuenta y aquí es donde pueden teorizar, resolver problemas y ver el mundo de abajo.